Tabaco sin humo

smokeless tobaccoEl tabaco sin humo no se quema, contiene nicotina y es adictivo1. Típicamente se lo llama tabaco para escupir, tabaco para mascar, tabaco para conectar y probablemente algunas otras cosas. Los tipos de tabaco sin humo incluyen:

EL TEMA

El tabaco sin humo no es seguro y puede llevar a la adicción a la nicotina4. Muchos productos de tabaco sin humo contienen químicos cancerígenos1,5. El tabaco sin humo puede ocasionar cáncer en la boca, el esófago y el páncreas1. Este puede ocasionar enfermedad en las encías, deterioro y pérdida de los dientes1,6. Los productos de tabaco sin humo pueden aumentar también el riesgo de muerte por una enfermedad cardiaca o derrame cerebral1,6.

Muchos productos de tabaco sin humo vienen en sabores y empaques atractivos para los jóvenes7. Los sabores a caramelo y fruta disfrazan el mal sabor del tabaco, acelerando el consumo en jóvenes y adolescentes. Con una nueva variedad de productos y sabores en el mercado, hay más oportunidades de que los jóvenes prueben el tabaco. Los consumidores de tabaco sin humo tienen una probabilidad mayor de convertirse en fumadores de cigarrillos al llegar a adultos8.

Las grandes compañías de cigarrillos de Estados Unidos, incluyendo R.J. Reynolds y Altriam han adquirido marcas de tabaco sin humo. El mercadeo de los productos de tabaco sin humo también ha aumentado significativamente. En 2013, las tabacaleras gastaron mas de $503,000,000 en publicidad y promoción de productos de tabaco sin humo9, eso es más del doble de lo que gastaron 10 años antes, en 20033. Muchos de lo gastado se usó para pagar los recortes de precios a través de cupones, ventas y regalos3.

Aun sin los recortes de precio, muchos productos sin humo cuestan menos que los cigarrillos convencionales y resultan atractivos para los jóvenes de comunidades de bajos recursos. Es destacable la diferencia entre los consumidores de tabaco sin humo en áreas rurales y no rurales de Florida. Si bien solo el 2.4 por ciento de los adultos floridanos que viven en áreas no rurales consumen tabaco sin humo, el 6.3 por ciento de quienes viven en áreas rurales lo consumen; un aumento impresionante entre ambos que asciende al 162.5 por ciento. Esta disparidad se refleja también en el consumo de los jóvenes. Si bien el 3.1 por ciento de la juventud que vive en áreas no rurales (de 11 a 17 años) consume tabaco sin humo, el 7.4 por ciento de quienes viven en áreas rurales lo consumen (un aumento del 138.7 por ciento)10,11.

Se necesita investigación adicional para analizar los efectos a largo plazo de los productos de tabaco sin humo más nuevos, como los que se disuelven en la boca y los Snus de Estados Unidos.

APOYO

Puedes hablar con tus autoridades locales para hacerles saber de tu preocupación sobre las tácticas de mercadeo de la industria tabacalera que tratan de captar a los niños y a otros individuos vulnerables. Trabajando juntos, puedes impulsar a actuar a los responsables de tomar decisiones.  Puedes también instar a que sitios y eventos locales sean 100% libres de tabaco, no solo libres de humo.

Participa en tu comunidad.


1 World Health Organization. IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans. Volume 89: Smokeless Tobacco and Some Tobacco-Specific N-Nitrosamines. Lyon (France): World Health Organization, International Agency for Research on Cancer, 2007 [consultado el 21 de nov. de 2016].

2 Mejia AB, Ling PM. Tobacco Industry Consumer Research on Smokeless Tobacco Users and Product Development. American Journal of Public Health 2010;100(1):78–87 [citado el 9 de mayo de  2016].

3 U.S. Department of Health and Human Services. Preventing Tobacco Use Among Youth and Young Adults: A Report of the Surgeon General. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2012 [consultado el 21 de nov. de 2016].

4 Cancer Prevention & Early Detection Facts and Figures 2010.

5 Stanfill SB, Connolly GN, Zhang L, Jia LT, Henningfield JE, Richter P, et al. Global Surveillance of Oral Tobacco Products: Total Nicotine, Unionised Nicotine and Tobacco-Specific N-Nitrosamines. Tobacco Control 2011 Mayo;20(3):e2. doi:10.1136/tc.2010.037465 [citado el 31 de oct. de 2014].

6 Piano MR, Benowitz NL, Fitzgerald GA, Corbridge S, Heath J, Hahn E, et al. Impact of Smokeless Tobacco Products on Cardiovascular Disease: Implications for Policy, Prevention, and Treatment: A Policy Statement from the American Heart Association. Circulación 2010;122(15):1520–44 [citado el 31 de oct. de  2014].

7 U.S. Department of Health and Human Services. Preventing Tobacco Use Among Youth and Young Adults: A Report of the Surgeon General. Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2012.

8 U.S. Department of Health and Human Services. Preventing Tobacco Use Among Youth and Young Adults: A Report of the Surgeon General. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2012 [consultado el 21 de nov. de 2016].

9 “Federal Trade Commission Smokeless Tobacco Report for 2013.” Federal Trade Commission Smokeless Tobacco Report for 2013 (2016): 2. Federal Trade Commission. 2016. Web. 15 de nov. de 2016. https://www.ftc.gov/system/files/documents/reports/federal-trade-commission-smokeless-tobacco-report-2013/2013tobaccorpt.pdf.

10 Florida Youth Tobacco Survey (FYTS), Florida Department of Health, Bureau of Epidemiology, 2014.

11 Behavioral Risk Factor Surveillance System Survey Data. Atlanta, Georgia: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, 2013.

 

Regresar